Editorial: ¿Y si fuese el fin de las tendencias?